Eva se convirtió en serpiente (I Parte)

Es así que me doy cuenta que al caer una vez más en tus brazos, todo vuelve a ser igual.

Aunque vos no sos el mismo y yo tampoco, de alguna manera la tenue luz de nuestro cuarto trae un conocido destello de tabaco que se abre paso a través de las cortinas desteñidas, las sábanas frías y las verdes paredes como serpientes, continúan incesantemente en su intento por mudar de piel, dejando al descubierto gastadas capas de pintura que se fueron acumulando con el paso de los años.

Tu cuerpo caliente y desnudo yace sobre el colchón y me es inevitable amarte brevemente mientras te observo, sin que te des cuenta, desde el umbral de la puerta.

Sos vos, tus oscuras pupilas se dilatan en las mías y me arrancás con un beso la boca.

Hola.. No se qué te habías hecho.. Te extrañé, pero ambos sabemos que la habitación será nuestra solo durante tres horas.

Pronto será tiempo de regresar al mundo real dónde mis muslos no se atan a los tuyos, dónde mi mano no teje caminos invisibles sobre tu pecho acelerado y dónde seremos tan grises vestigios y cadáveres de ceniza acumulada, encima de todo aquello que alguna vez tuvo un mismo palpitar estremecido.

Image

Escrito por: Marianna Araya Morales

Estudiante de Periodismo de la Universidad San Judas Tadeo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s