Entre milagros, romería y calambres

Imagen tomada del sitio web del diario La Nación.

Imagen tomada del sitio web del diario La Nación.

Cada inicio de agosto, cercano a la fecha de mi cumpleaños, tengo la oportunidad de presenciar cómo miles de costarricenses se unen en un peregrinaje sin igual hacia la Basílica de Los Ángeles en Cartago, todo con el fin de pedir favores, curar sus enfermedades, redimir sus pecados y unos cuantos curiosos que se animan a tomarse unas frías y ver pasar a la gente empunchada, que ya no aguanta dar ni un solo paso más.

Este año parece no ser la excepción a la regla, a diferencia de algunos nuevos participantes que se amarran las tennis y se cofalean hasta más no poder, aparentemente la motivación sigue siendo la misma.

Y es que ¿cómo no ser parte de tan digna manifestación de fe?, si hace tan solo un par de semanas la Patrona de Costa Rica fue nombrada por el gobierno como “Comandante General de la Sección Aérea del Ministerio de Seguridad” y se le otorgaron en su custodia dos alitas de avión. No podemos dejar de lado la más nueva adquisición de La Negrita, un vestido que le regaló un fiel creyente, el cual asegura haber sido curado de cáncer gracias a su intersección divina.

Sumado a todo esto, parece ser que una Iglesia en Tres Ríos aprovechará este año la oportunidad de repartir propaganda en contra de la Fertilización In Vitro y el matrimonio gay durante dicha romería. Movidos por su buena fe, 250 voluntarios de pastorales juveniles van a detenerse para conversar con los caminantes y convencerlos sobre la necesidad que tiene el mundo de orar por la defensa de valores como la vida y la familia.

Es entonces que el asunto se torna un poco sospechoso, las aguas se ponen turbias y se me revuelve el estómago. Me parece que hace tan solo un par de días el mismísimo Papa Francisco, en su XXVIII Jornada Mundial de la Juventud con sede en Brasil, manifestó que es necesaria la “convivencia pacífica entre las diferentes religiones al no asumir como propia ninguna posición confesional”. Con un discurso tildado de revolucionario, el Pontífice declaró que la Iglesia está alejándose cada vez más de las necesidades de los ciudadanos.

Bueno pues, es de esta manera que se me dificulta un poco comprender entonces cómo es que Costa Rica parece querer seguir caminando como el cangrejo y hacerse la vista gorda, al continuar mezclando religión con política, romería con alcohol y milagros con vestidos de encaje.

“El Papa pidió a los suyos dar a las mujeres un papel mayor en la Iglesia. Si pierde a las mujeres, la Iglesia se expone a la esterilidad”, me pregunto entonces ¿cómo rayos la mujer se va a involucrar cada vez más en la comunidad eclesial, si se le niega su derecho a procrear mediante tratamientos alternativos como lo es la Fertilización In Vitro? ¿Si bajo los ojos de la Iglesia y sus sagradas escrituras esto siempre será pecado?

Lo que sucede en este caso, es que la Iglesia católica se quiere adueñar de los vientres frustrados de las mujeres que muy probablemente ven de reojo y con asco toda una serie de percepciones machistas, las cuales a pesar del paso de los años en lugar de ir perdiendo validez, van ganando seguidores.

“La iglesia ha ido perdiendo sencillez” destacó el Santo Papa, el cual sin lugar a dudas practica lo que predica y durante su estadía en Brasil rechazó su cuarto de lujo y prefirió dormir en uno de 45 metros cuadrados. Curioso… parece ser que al Papa Francisco se le escapó un pequeñísimo detalle, su visita al país suramericano con más seguidores en el mundo, tuvo un costo de nada más y nada menos que unos 59 millones de dólares, según estimaciones preliminares.

Retumbando como un eco regresa a mi la frase “la Iglesia se encuentra lejos de las necesidades de los ciudadanos”. Pues claro, los ciudadanos somos nosotros, los que tenemos derecho a amar, pero nunca a personas del mismo sexo y las que queremos tener hijos, sin embargo estamos jodidas si Dios nos dio entrañas defectuosas. Entonces, como es parte de nuestra tradición, cada inicio de agosto nos amarraremos las tennis o nos sentaremos en la silla plegable a tomarnos una birra, nos reiremos un poco de la gente que va a visitar a la susodicha Negrita y es así como nos olvidaremos de todo, hasta de nosotros mismos para sucumbir una vez más en la divinidad y lo pecaminoso de una cultura bautizada por su doble moral.

Escrito por: Marianna Araya M.

Estudiante de Periodismo de la Universidad San judas Tadeo.

3 responses to “Entre milagros, romería y calambres

  1. Me parece que la costumbre de los católicos no esta mal, pues esa es la forma de manifestar su fe, sin embargo me queda el sin sabor de que podría a postar que mas de la mitad de los que realizan la romería no lo hacen por un motivo de fe, mejor se quedaban en la casa tomándose una birra…

  2. Muy buen artículo ! nunca me he metido mucho en temas religiosos pero siempre es necesario saber un poco de lo que sucede y desde un punto de vista que lo pueda explicar mejor, es la manera de informarse. Escribe de una manera muy atractiva.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s